Buscar

lunes, 30 de noviembre de 2009

¿Qué ves, enfermera, qué ves?


Este poema fue escrito por una mujer que murió en un geriátrico de Escocia. El personal lo encontró entre sus pertenencias y se impresionó tanto que hicieron copias y lo difundieron dentro y fuera del recinto. Luego fue recogido por Ronald Dahlsten. (Tomado de Aun vive una jovencita)

¿Qué ves, enfermera, qué ves?

¿Qué es lo que piensas cuando me miras:
una vieja malhumorada, no muy lista,
de hábitos inciertos y ojos distantes?

¿Que vierte la comida y no responde
cuando le dices en voz alta: "¡Inténtalo!"?

¿Qué parece no darse cuenta de lo que tú haces,
y siempre pierde una media o un zapato?

¿Que, resistiéndose o no, te deja hacer lo que quieres,
ocupar el largo día con comidas y baños?

¿Es eso lo que piensas, es eso lo que ves?
Abre los ojos, enfermera,mírame.

Te diré quién soy mientras me quedo aquí quieta.
Mientras me muevo cuando me lo mandas,
como según tu voluntad...

Soy una niña de diez años, con un padre y una madre,
hermanos y hermanas que se quieren;
una chica de dieciséis con alas en los pies,
soñando que pronto conocerá a su amor;
una novia de veinte, el corazón me da un vuelco
al recordar los votos que prometí cumplir;
a los veinticinco tengo mis propios hijos
que me necesitan para vivir en un hogar seguro y feliz;
una mujer de treinta, mis hijos crecen deprisa,
unidos por vínculos duraderos;
a los cuarenta, mis hijos han crecido y se han ido,
pero mi hombre está conmigo para que no me aflija;
a los cincuenta, otros bebés juegan sobre mis rodillas,
los míos y yo volvemos a ver niños.

Llegan días de dolor; mi marido está muerto,
miro al futuro, me estremezco de miedo.

Todos mis hijos están criando a los suyos,
y pienso en los años y en el amor que he conocido.

Ahora soy una vieja y la naturaleza es cruel;
se complace en hacer que la vejez parezca locura.

El cuerpo se marchita, la gracia y el vigor se van;
hay una piedra allí donde había un corazón.

Pero dentro de este pellejo aún vive una joven,
y, de nuevo, mi corazón amargado se hincha.

Recuerdo los gozos, recuerdo el dolor,
y amo y vivo la vida una vez más,
pienso en los años, pocos y efímeros,
y acepto la cruda realidad de que nada es eterno.

Así pues, abre los ojos, enfermera,
ábrelos y ve no una vieja malhumorada;
fíjate bien y mira quién soy.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Cómo quemar una película .rmvb en DVD


Hay una película guardada en un archivo con formato .rmvb (RealMedia video).
La abro con el programa VLC y se ve bien en la computadora. Lo que quisiera es quemarla en un dvd para verla en el televisor.

Aquí encontré una guía para hacerlo con programas gratuitos:
http://www.jakeludington.com/ask_jake/20070524_burn_realmedia_rmvb_movies_to_dvd.html

La idea es:
  • Usar SoThink Movie DVD Maker para convertir el .rmvb a archivos de datos que puedan grabar directamente en un dvd
  • Usar un programa para grabar esos archivos a un dvd
SoThink Movie DVD Maker es un programa gratuito.

En la guía usan Nero Express para quemar el dvd. Yo uso Astroburn .

Como dice la guía, al usar el DVD Maker, en las opciones del programa elegí NTSC. Luego, en lugar de aceptar que grabara directamente en el dvd (lo que al parecer es posible), elegí guardar los archivos de dvd en un directorio.
Fué necesario que instalara RealPlayer para que el DVD Maker pudiera hacer la conversión.
Luego, apareción una extraña advertencia, indicando que no había suficiente espacio en disco, cuando sí lo había (la guía indica que respondamos No repetidas veces hasta poder proseguir).
La conversión de la película tardó un poco más de una hora. Como resultado apareció un directorio que contenía los subdirectorios AUDIO_TS (vacío) y VIDEO_TS (con varios archivos, incluyendo el VIDEO_TS.IFO).

Luego, use Astroburn para quemar los dos directorios AUDIO_TS y VIDEO_TS al dvd.
Como formato de grabación, dejé el prestablecido ISO-Joliet.
Quemar la película demoró alrededor de 15 minutos.

Pruebo mi nuevo dvd con un programa como el Media Player Classic y se ve bien. Luego lo pruebo en mi dvd player para verlo en el televisor.