Buscar

martes, 9 de marzo de 2010

Avatar

En la película "Avatar", humanos entrenados se pueden conectar remotamente a un cuerpo con forma alienígena, de modo que puedan "vivir" en su ambiente.

En la película "Surrogates" ("Identidad Sustituta"), cada humano posee un robot, físicamente semejante a él, con el que participa en la sociedad.

En general, el concepto de avatar es el de una entidad que sirve de vehículo a otra entidad.

Así, el espíritu de un buda puede volver, generación tras generación, en el cuerpo de un niño que, una vez hallado, se convierte en el Dalai Lama.

En Internet, un avatar es una figura que representa a un usuario en una comunidad virtual.

La definición de avatar que manejo es lo suficientemente amplia para generalizar, y podemos notar que cualquier vehículo es, en cierto modo, un avatar.

Como un automovil, una sonda espacial, o un robot teledirigido excavando en Marte. Pero también una moto, una bicicleta, o hasta un caballo.

Simplemente algo que nos permita actuar en otro ambiente.

Las palabras son nuestro avatar en la mente de otras personas.

¿Seremos nosotros mismos el avatar de alguien más? Si así fuera, ¿por qué estamos como atrapados en este mundo y no recordamos quienes somos en realidad?

O seremos tal vez la subconciencia negada de un avatar. El "fantasma en la máquina". Un tipo de conciencia que surge en el vehículo por el sólo hecho de existir. ¿Cuenta un caballo que es un simple medio de transporte para los humanos, o interpreta los sucesos de su vida de un modo que le de sentido, que la haga digna de ser vivida? ¿podemos decir que no hacemos eso mismo nosotros, cada día?

¿Podrá imaginar Neitiri que su vida es interpretada por Zoe Zaldana?